QUÉ ES EL JUEGO SIMBÓLICO?

El juego simbólico para que lo entendamos rápidamente es básicamente “hacer como si…” , El juego de imitar, el de roles: doctora, maestra, peluquera, dependienta…

Generalmente el juego simbólico comienza a los dos años, aunque depende mucho de la madurez psicológica de cada niño. Por lo general, el juego simbólico comienza a los dos años, aunque depende mucho de la madurez psicológica de cada niño.
Al principio, el niño reproduce la vida cotidiana de los adultos, los cuentos que les leen sus padres y los dibujos animados. Con el tiempo y a medida que se consolida el lenguaje, su imaginación y la capacidad de representación; va recreando escenarios más complejos.

«En el juego simbólico, cada niño se expresa de manera particular, nunca encontraremos dos niños que jueguen igual».

EVOLUCIÓN DE JUEGO SIMBÓLICO:

Etapa 1. Juego presimbólico (12-19 meses)

– Identifican el uso funcional de los objetos de la vida diaria, asocian gestos o acciones con objetos como beber de un vaso vacío.

Etapa 2 Juego simbólico

– Desde los 18 meses imita escenas de la vida cotidiana como dar de comer a una muñeca o hace como si hablara por teléfono.
– Desde los 20 meses comienza a combinar dos objetos, como poner una cuchara en un vaso.
– Desde los 22 meses comienza a representar un rol como jugar a las madres o a sustituir objetos.
– Desde los 30 meses empiezan a introducir personajes de ficción, secuencias de cómo jugar a médicos; los objetos ya no tienen que ser reales y como el lenguaje ha evolucionado y tienen más habilidades comunicativas, pueden adoptar diferentes roles en el juego.
– Desde los cuatro años ya pueden utilizar gestos y lenguaje para establecer las diferentes escenas del juego, planifican el juego, improvisan y la interacción con los iguales se convierte en un juego cooperativo.

¡EL PUNTO MÁS IMPORTANTE DE TODO ESTO, Y LO QUE NECESITÁIS SABER! : ¿CÓMO PODEMOS ESTIMULAR EL JUEGO SIMBÓLICO?

Aunque el juego simbólico sea un juego espontáneo, podemos ayudarles. ¿Cómo?
Jugando con tu hijo siempre que puedas. Siéntate a beber té o juega a los médicos. Disfruta de ese momento y ayúdale a aprender, intentando que la situación sea lo más cercana posible a la realidad.

Asegurándote de que tenga juegos de roles. Es importante que tengan materiales, bien de compra, bien cosas retiradas por casa, bien materiales hechos por vosotros. Me explico, si vamos a jugar a la cocina, es importante que tenga la cocinita, platitos, comida (aunque sea de mentira), si jugamos a médicos que tenga un kit de primeros auxilios, etc. Para entrar al 100% en el papel.

Ayudándole a recrear personajes y situaciones. Haz que su imaginación vuele.

¿QUÉ BENEFICIOS APORTA A L@S NIÑ@S?

– Fomenta la imaginación y la creatividad.
– Incentiva el aprendizaje de nuevas conductas.
– Promueve la adquisición de habilidades y competencias sociales como el trabajo en equipo, la cooperación, la negociación, la empatía.
– Permite la adquisición de nuevo vocabulario.
– Libera tensiones y ayuda a exteriorizar sentimientos y emociones. Jugando a ser los niños pueden manifestar sus miedos, angustia, rabia o tristeza de un modo adecuado sin temor a que nadie les reprenda.
– Facilita el conocimiento de sus propias posibilidades físicas desarrollando su psicomotricidad y dominio de su cuerpo.
– Facilita el conocimiento del entorno que les rodea y el funcionamiento de las cosas.
– Fomenta la autoestima y el autocontrol, proporciona confianza en uno mismo.
– Estimula la curiosidad, motor de cualquier aprendizaje.
 -Ayuda a estructurar el pensamiento.

«Un niño que no juega será un adulto que no piensa» (Shchiller)


“Pasar tiempo jugando con niños, nunca será tiempo perdido”(Dawn Lantero)