Aquí estoy, intentando definir el significado de una palabra que usamos todos los días, así como un millón de veces y me cuesta definir con la plenitud que merece: MADRE

Qué título tan completo el de ser Madre… posiblemente el título más complicado de mi vida y a la vez el más hermoso.  Ahora entiendo muchas cosas.

Cierro los ojos e intento visualizarme un tiempo atrás,  siendo HIJA, la asignatura más importante para una MADRE. Y entonces me veo haciendo todas las tonterías típicas por las que tenemos que pasar para crecer, para aprender… y me veo sacándote de quicio MAMÁ…Contándote alguna mentirijilla piadosa para que no me riñas, jugando contigo y haciéndote la sesión de peluquería que tanto me gustaba mientras tú te dejas llevar y me dejas que te ponga esos pelos… Nos veo a las dos al lado del fuego. Me tienes en tus brazos, ya mayorcita mientras esperamos la llegada de papá para cenar. Yo estoy medio durmiendo, porque estoy tan a gusto… Esos brazos me reconfortan tanto. Me aportan todo lo que necesito en cada momento. Y así, visualizo mi vida a tu lado, pasan todos los momentos compartidos contigo, todas las risas, las lágrimas, los momentos buenos y los no tan buenos y tengo que decirte que lo has hecho tan bien… Soy quien soy gracias a ti y aunque ya lo sabía, hoy que soy MADRE,  lo comprendo mejor. Gracias por tanto a cambio de nada, Gracias por el amor incondicional de madre, Gracias por velar por mí las noches más largas y por no dejarme nunca sola. Sabía en qué cuerpo me metía, y no dudé en elegirte a ti, porque contigo todo y sin ti nada.

Ahora  entiendo que no tiene sentido definir el concepto MADRE, porque es inmenso.  Madre es ese ser de amor que da la vida, y NO me refiero solo a las que engendran en su vientre. Madre es la que no puede mirarte más que con ojos de amor, la que hace todo lo posible por verte feliz, la que nunca te abandona, la que vela por ti, la que te  escucha y está pendiente de ti, la que te enseña abrir las alas y te deja volar. La que te acepta tal y como eres y aprende contigo. MADRE ES UN SENTIMIENTO DE AMOR PURO E INCONDICIONAL.

Gracias hija por elegirme y por enseñarme la grandeza de una madre. Te amé, te amo y te amaré por los restos de mis vidas.

Y a ti mamá decirte que jamás olvidaré lo vivido aquí contigo, siempre lo guardaré en lo más profundo de mi ser y si ya te elegí una vez en esta vida, seguramente te elija en las que están por venir.

Te amo mamá con todo mi alma!

Lara Silvestre Ortega