Soy muy fan del tema, no sé si vosotras también. Lo he escuchado tantas veces que al final me toca ya la moral que la gente no la entienda como algo positivo…

Hay muchísima gente que utiliza la palabra MAMITIS para poner nombre a un período o etapa por la que atraviesan los niños sobre todo cuando son pequeños.
Pero es que además, hay muchísimos artículos al respecto que te dan consejo de cómo sobrellevarla, de cómo ayudarte para que tu hijo no tenga mamitis, o incluso listados de síntomas (cuidao síntomas) para ayudarte a descubrir si tu hijo tiene mamitis o mamitis aguada. Como si eso fuera algo grave que hay que solucionar o algo de qué preocuparse…

Por cierto, mamitis que sería ¿inflamación de la mamá? 
Os cuento alguno de los síntomas de esta terrible enfermedad:
– El niño no para de llamar a su madre desde que se levanta hasta que se acuesta.
– Llora si desaparece de su campo visual.
– Te reclama que lo cojas en brazos más de lo normal (¿qué es lo normal?)
– Se niega a jugar si mamá no juega .
– Etc

¿De verdad la gente ve en estos síntomas un verdadero problema que hay que solucionar?

Me cuesta entender cómo en pleno siglo XXI utilizamos el sufijo ITIS, (una terminación médica) para hablar de una unión que va mucho más allá de una enfermedad. Y me cuesta creer que haya gente que lea los artículos sobre cómo solucionarlo.

Hablamos de un vínculo que se crea desde el momento que el bebé está dentro de la barriga de la madre y que va creciendo con el paso del tiempo.

Cuando nacen muchas veces los bebés lloran si alguien los coge y dejan de llorar cuando los cogen sus madres ¿y solo por esto ya tienen mamitis?
Pues no creo que el término defina bien esto…
Simplemente escuchan los latidos del corazón que lo han cobijado y protegido durante todo el embarazo.
Es normal entonces que el niño llore, esté angustiado o inseguro si no está con su madre. Esto le pasará no unos años, el resto de su vida, solo que lo gestionará de otra manera con el paso del tiempo.
De hecho, a día de hoy, os puedo garantizar que yo necesito a mi madre de la misma manera que mi niña me necesita a mí, y tengo 29 años, lo único es que yo ya tengo unas tablas y unas experiencias que me sirven para gestionarlo de manera más adulta; pero sigo llamándola muchas veces, sigo buscando su compañía y cuando no me encuentro bien sigo encontrando seguridad al lado de ella.

Por mi parte lo más bonito que le puede pasar a una madre es que su hijo o hija tenga MAMITIS, porque eso significa que te quieren, que quieren que estés con ellos, que son felices a tu lado, que eres su calma y su consuelo, que confían en ti, que como una madre no hay nada en este mundo. Pero bueno algún privilegio tendremos que tener las mamis después de todo lo que pasamos para traerlos al mundo ¿no?
Así que cuando os digan «Qué mamitis tiene no?»

Les contestáis no es mamitis señora, es QUE ME QUIERE Y PUNTO!

Y voy más allá, yo me declaro con MAMITIS y HIJITIS AGUDA, porque no hay nada que quiera más que estar junto a ellas.
¿Qué me decís?
¿Vuestros hijos tienen mamitis?¿Vosotras hijitis? ¿Consideráis que es algo malo? ¿Verdad que es maravilloso que lo tengan?