¡¡Buenos díaaaaaas!!

Hoy estoy nostálgica… Me ha venido a la mente que hace un año ya que hicimos la sesión de fotos del embarazo en el “Lago de Anna” (Anna-Valencia). Recuerdo aquél día perfectamente, como si fuese hoy…

Terminando la gestación, cerca del parto y a punto de conocer, por fin, a Candela. Así estábamos ese día Jose y yo, en las últimas semanas de embarazo con unos sentimientos encontrados de ilusión y susto.

Hablamos con @mariasegrellesfotografia, para que captara este momentazo para el recuerdo y quedaron ¡tan bonitas!

Os dejo una recopilación para que las veáis, quizás os puedan servir de inspiración si os gusta alguna…

Tengo que confesar que cuando veo a alguna embarazada me entra el gusanillo y las ganas de tener otro, porque recuerdo lo bonito que fue sentirla dentro de la barriguita. Era mágico, un sueño.  Acariciarla, ver cómo se movía y ver cómo crecía. En ocasiones, incluso hablarle y cantarle eran las cosas que más me gustaban. Todo eso era muy bonito,  pero honestamente, para mí, no tanto como lo es tenerla en carne y hueso.

Sin duda, todos los altibajos del embarazo, todas las noches sin dormir, todos los síntomas en general, valen la pena y los volvería a pasar varias veces más,  porque la recompensa de esto no tiene precio.

El amor más grande que puede existir (y ahora lo sé) es el amor de una madre o un padre a sus hijos. No existe amor más puro, mas intenso, más real que eso.

¡Feliz día!